Gardel vive muriéndose de la risa

Guillermo Zuluaga Ceballos

Resumen


Una vez pasó una señora con cinco muchachitos y se detuvo frente a las rejas de La Casa Gardeliana: —Niños, ahí vivió Carlos Gardel. Comenta Gustavo Rojas el dueño del Café Alaska. Y tiene claro cuándo lo oyó, pero nada les dijo: ¡Cómo desautorizaba a la señora! Es que Gardel es un mito.

Texto completo:

PDF

Comentarios sobre este artículo

Ver todos los comentarios
 |  Añadir comentario

Instituto Tecnológico Metropolitano | Institución Universitaria
Calle 73 No 76A -354 Vía al Volador - Medellín - Colombia | Tel: (574) 440 5100 Fax: (574) 440 5103